FLORA DEL HUMEDAL

En Bocas del Toro se han registrado un total de 1,738 de especies de plantas lo cual representa el 20% de la flora de Panamá; del total de estas especies reportadas para la provincia, en el humedal San San Pond Sak se han identificados un total de 265 especies de plantas, distribuidas en 92 familias.

Este humedal está representado por varios tipos de vegetación inundables y parches de vegetación no inundables. Algunas de las especies arbóreas más comunes en este humedal son el orey (Campnosperma panamensis), cativo (Prioria copaifera), cerillo (Symphonia globulifera), matumba (Raphia taedigera), mangle rojo (Rhizophora mangle), mangle blanco (Laguncularia racemosa), Cyrilla racemiflora, sangrillo (Pterocarpus officinalis) y las especies herbáceas se pudo observar el castaño (Montrichardia arborescens) y el otoe lagarto (Dieffenbachia longispatha).

Además de las especies arbóreas y herbáceas, también se observan dentro del humedal especies epífitas como Brassavola nodosa, Epidendrun nocturnum, Encyclia cordigera y Tillandsia usneoides. Un cuarto grupo son las plantas acuáticas flotantes, que se encuentran en la orilla de los causes de los rios, entre ellas están la (Hydrocotyle spp), (Nymphoides spp) y la (Pistia spp) conocida como lechuga de agua. Las dos primeras tienen una asociación con los pastos, fijadas por bancos de sedimentos.

Los Manglares

Los manglares son unos de los ecosistemas costeros tropicales que mas beneficios dan al ser humano. Se desarrollan en zonas protegidas del oleaje y fuertes marejadas y en donde existe un apropiado suministro de lodos finos ricos en materia organica y agua salobre.

En el bosque de manglar que se encuentra en el Humedal San San Pond Sak las especies dominantes son el mangle rojo (Rhizophora mangle) y mangle blanco (Laguncularia racemosa), con una asociación de plantas como la negra jorra (Acrostichum aureum).

Los manglares son plantaciones energeticas naturales que pueden contribuir de manera sustancial a satisfacer los requerimientos de energía locales y a proporcionar un medio de subsistencia para las poblaciones que dependen directamente de estos ecosistemas.

En los bosques de mangle vienen a alimentarse muchas especies de valor comercial, sirviendo a su vez como criadero de la mayoria de las especies marinas de la zona costera, y de refugio de especies de la fauna que acostumbran habitar bosques aledaños.









Las Palmas

Este ecosistema esta dominado por la matumba (Raphia taedigera), especie que forma rodales en áreas que reciben aguas de inundaciones, durante algunos meses del año. En la periferia de los rodales de matumba, donde las inundaciones son menores, crecen especies como cerillo (Symphoniaglobulifera), membrillo (Gustavia superba) y ajo (Cassipourea elliptica).

Las especies herbáceas terrestres asociadas con matumba son el otoe lagarto (Dieffenbachia longispatha), planta que se caracteriza por un intenso olor en sus hojas y tallo. las Dieffenbachia, castaño (Montrichardia arborescens), Urospatha friedrischtallii y algunos ejemplares del género Spathiphyllum sp. son abundantes, en el sotobosque.

Además se pueden observar arbustos dispersos de la familia Apocynaceae por ejemplo Rauwolfia sp., la liana Cydista aequinoctalis de la familia Bignoniaceae y otras especies asociadas a este tipo de vegetación, como es el caso del sangrillo (Pterocarpus officinalis).